Projects Frontend Portlet

  • FINALISTA 2018

Tercer jardín

Florencia (Italia), 2018

Un espacio natural ribereño abandonado durante más de medio siglo en pleno centro histórico se abre al público tras someterse a un arreglo paisajístico temporal.

Estado anterior

El área de intervención donde se encuentra actualmente el Terzo Giardino es un margen del río Arno que había sido abandonado y sin uso durante un periodo de cincuenta años. Una de las razones principales de este abandono está relacionada con una cuestión de carácter emocional que se remonta a 1966, cuando una gran inundación provocó que toda la ciudad se alejara del río. Desde entonces, el lugar, así como otros lugares a lo largo del Arno, perdieron su función de conexión de la vida urbana con la naturaleza y el curso fluvial. Se añadieron otras razones de carácter económico y cultural y el resultado fue que cayó en el olvido a pesar de su posición estratégica y de panorámica primordial respecto al centro histórico de Florencia. Tan solo los encargados municipales habían estado actuando sobre el área por razones de seguridad controlando la vegetación espontánea que iba creciendo en el espacio. De algún modo, la situación de abandono había favorecido una especie de reserva natural de fuerte centralidad, un lugar donde plantas y animales se sentían libres para habitarlo sin que la vida de la ciudad los perturbara.

Objeto de la intervención

El proyecto parte de una estructura de caminos que se abren paso recortando la vegetación espontánea del margen de ribera con la voluntad de profundizar en la relación de una naturaleza salvaje en el marco de una ciudad monumental. El nombre «Terzo» (tercero) se inspira directamente en el manifiesto Third landscape del paisajista francés Gilles Clément, en defensa de una política de ecología humanista que pone en valor los terrenos descuidados y sin ningún uso. La obra quiere abrirse hacia una belleza diferente, caótica, precisamente, una tercera belleza en armonía con los cambios estacionales, la que se confronta con la «primera belleza», medida y decantada históricamente del Renacimiento. Las referencias proyectuales son los jardines botánicos antiguos, como el Giardini dei Semplici de Florencia, inaugurado en 1545, y, en general, la tradición italiana de jardinería.

Como si se tratara de una metáfora del manifiesto de Clément, el esfuerzo por poner en diálogo una naturaleza no humanizada con el patrimonio cultural de Florencia, tanto material como inmaterial, levantó críticas al considerar que el legado histórico, uno de los temas clave en la ciudad, tenía que involucrar también al arte contemporáneo. La apuesta planteada era que la vegetación espontánea sigue el ritmo de la vida cotidiana y se considera integrada en el transcurso histórico si se acepta que la diversidad y los cambios forman parte del progreso cultural.

Descripción

El proyecto ha adoptado la misma metodología utilizada por el ayuntamiento en el mantenimiento de los márgenes del río Arno. Pero se realizó la petición de que los tractores solo marcaran los caminos sin cortar toda la vegetación. De este modo, se creó un diseño dividido en dos partes, una zona regular hecha de parterres y visible desde la calle Lungarno Serristori, y la otra, cercana al río, las llamadas stanze, una serie de estancias alternadas de vez en cuando con un banco realizado con piedra local o con árboles que le dan sombra. Las estancias han sido moldeadas como artefactos llenos de vegetación salvaje, para esconderse del tejido urbano y reencontrar la naturaleza, a la vez que permiten la contemplación de la ciudad monumental del otro lado del Arno. El coste, pues, de la actuación requirió de un presupuesto bajo y el mantenimiento se puede ir haciendo periódicamente en la mitad de una jornada. Durante el invierno y parte del otoño, el área se encuentra parcialmente inundada y únicamente hay una sola vía para poder pasear hasta el puente. Por el contrario, en la primavera y el verano, los usos cambian y los espacios más cercanos al río sirven para refrescarse durante los días cálidos de verano.

Valoración

Desde 2012 Terzo Giardino ha demostrado su capacidad de ir cambiando su relación con la ciudad. Al principio, la obra fue destruida por la gestión municipal, dada una mala comunicación entre los servicios internos, pero en la actualidad ha sido reconocida por la administración pública como una intervención sostenible que ha entrado a formar parte de su política general de actividades. Al mismo tiempo, World Wildlife Fund (WWF) lo ha señalado como un lugar de interés público a proteger para la migración de pájaros. El nuevo lugar ha estimulado un creciente debate entre científicos, políticos, artistas y otras personas implicadas en la cuestión de la sostenibilidad para avivar una nueva conciencia en torno a los usos del paisaje fuera de los espacios comerciales más concurridos. Paulatinamente, día a día, se está convirtiendo en un espacio de los ciudadanos de Florencia para esconderse de los principales circuitos turísticos, y apreciado por quienes buscan nuevos puntos de vista urbanos.

Teresa Navas


[Última actualización: 11/12/2019]

Ficha técnica

CIUDAD: Florencia
PAÍS: Italia
INICIO DEL PROYECTO: 2012
INICIO DE LAS OBRAS: 2012
FINAL DE LAS OBRAS: 2017
DIRECCIÓN DE OBRA: Studio ++
CONSTRUCTORA: Regione Toscana Genio Civile Valdarno Superiore, Consorzio di Bonifica Medio Valdarno
SUPERFICIE: 10.000 m²
COSTE: 35.000 €
WEB: www.terzogiardino.org

Créditos

PROMOTOR:
Consorzio di Bonifica Medio Valdarno, Regione Toscana Genio Civile Valdarno Superiore

AUTORES:
F. Ciaravella, U. Daina, V. Fiore Studio ++

COLABORADORES:
Studio ++ is an artist group: Fabio Ciaravella, Umberto Daina, Vincenzo Fiore

Documentos relacionados