Projects Frontend Portlet

  • FINALISTA 2018

Conexión del Convento del Carmo con el Chiado

Lisboa (Portugal), 2018

Treinta años después del catastrófico incendio que destruyó decenas de edificios, una nueva secuencia de escaleras, rampas y terrazas que conectan el ascensor de Santa Justa con el Pátio B y los restos del convento del Carmo sirve para recuperar el barrio del Chiado.

Estado anterior

Situado entre la Baja y el Barrio Alto de Lisboa, el barrio del Chiado se ha caracterizado por su vínculo con la vida intelectual de la ciudad desde finales del siglo XIX. En agosto de 1988 un incendio que se inició en una calle cercana a la vía principal tuvo un efecto devastador sobre el barrio y sus habitantes con un balance de decenas de edificios destruidos entre comercios y patrimonio histórico. En Lisboa hay la visión de que cada ciudad necesita del fuego para facilitar nuevos planes y la renovación subsiguiente que conlleva. Pero, treinta años después, el balance del proceso de recuperación es que la implementación del proyecto de reconstrucción aprobado para el área del Chiado se ha ido desarrollando demasiado lentamente. Algunos de los edificios que fueron afectados por el incendio quedaron excluidos, así como algunos otros que, sin serlo directamente, necesitaban una intervención urgente junto con otros muchos fuera del área de actuación definida. Quedaba pendiente la conexión de todo el recorrido que transcurría desde el llamado Pátio B con las ruinas de la iglesia del Carmo —en el punto más alto del Chiado, recordaban el devastador terremoto de Lisboa de 1755—, la plaza del Carmo hasta en el ascensor de Santa Justa.

Objeto de la intervención

También hace veinte años que el arquitecto Álvaro Siza fue invitado a elaborar el plan para la recuperación del área incendiada del Chiado, que priorizó la mejora de los circuitos peatonales reabriendo las antiguas conexiones entre la Baja y las colinas del Chiado y del Carmo, rediseñaba el espacio público a la vez que revitalizaba la promoción del uso residencial. El despacho de Siza Arquitectos fue llamado nuevamente en 2008 para completar y extender el plan inicial hacia el área hoy conocida como las terrazas del Carmo, la que se corresponde con las plataformas existentes en el este de la iglesia del Convento y de los antiguos cuarteles militares de la Guardia Nacional Republicana (GNR) que habían sido ocupados por viviendas improvisadas en edificios de mala calidad. De este modo, el plan para conectar el Pátio B con la plaza del Carmo y sus terrazas se constituyó en una entidad singular. El nuevo proyecto aprobado, sin embargo, se apartó muy poco de la idea original definida en el plan general del área del Chiado y solo se llevaron a cabo algunos ajustes sobre la base de nuevas premisas y, sobre todo, por la adquisición de un conocimiento más profundo de los hechos.

Descripción

El arquitecto Carlo Castanheira se encargó de estudiar las nivelaciones, de volver a interpretar los dibujos realizados en relación con el proyecto original y de visitar las obras que hasta el momento se habían llevado a cabo. El trabajo se dividió en dos partes. La primera se correspondió a la conexión del Pátio B, el cual fue creado previamente como una plataforma de acceso estratégico, con la plaza del Carmo. La segunda tenía que resolver el vínculo de la plaza con las terrazas del Carmo. De hecho, el recorrido propuesto por el proyecto sigue siendo el mismo de siempre, pero ha permitido acceder desde los niveles bajos de las calles Carmo y Garrett mediante un camino que va enlazando una serie de rampas y escaleras, además de un ascensor público que fue incluido en la renovación del llamado Edificio Leonel que, a su vez, facilita el acceso al puente del famoso ascensor de Santa Justa. Este elevador tan carismático del centro de Lisboa fue construido entre 1900 y 1902 con la misión de unir los barrios de la Baja Pombalina y el Chiado. Por último, el área de intervención se extendió a las cercanías del Palacio Valadares o Escuela Veiga Beirão, ampliando el carácter urbano del circuito peatonal. Simultáneamente al proyecto, los equipos de arqueología y de antropología llevaron a cabo campañas de excavación que fueron esenciales para la verificación de los niveles originales y, de este modo, confirmar las interpretaciones. Los resultados llevaron a correcciones en los niveles originales previstos inicialmente y una mejor adaptación de las preexistencias.

Valoración

El valor de la intervención ha sido integrar los espacios públicos viejos pero que hasta entonces cubrían el recorrido en pendiente con poca calidad con los nuevos espacios abiertos. La subida hacia las ruinas del convento del Carmo se ha convertido en un itinerario bien conectado de lugares que, dentro de la tradición urbanística lisboeta de utilizar los patios de vecinos como pasajes abiertos, ofrecen nuevos elementos de descubrimiento del carácter del barrio y destacan por su diversidad. Escaleras, rampas y pasillos, pero también nuevas zonas verdes creadas en diferentes puntos y niveles originales restituidos en el exterior de la iglesia como lugar para la exposición pública de elementos arqueológicos han ampliado los espacios de estancia. Incluso, el puente metálico del antiguo ascensor de Santa Justa que solo era un elemento de conexión funcional ahora es un punto más del sistema de espacios públicos. En la última fase del trabajo se derribaron los edificios militares que ocupaban buena parte de las terrazas del Carmo, ahora convertidas en una plataforma mirador ineludible sobre el Rossio y el resto de Lisboa, es decir, un nuevo punto de referencia en el área histórica del Chiado.

Teresa Navas


[Última actualización: 13/05/2019]

Ficha técnica

CIUDAD: Lisboa
PAÍS: Portugal
INICIO DEL PROYECTO: 2008
INICIO DE LAS OBRAS: 2010
FINAL DE LAS OBRAS: 2016
SUPERFICIE: 3.500 m²
COSTE: 2.050.000 €

Créditos

PROMOTOR:
Câmara Municipal de Lisboa

AUTORES:
Álvaro Siza with Carlos Castanheira

COLABORADORES:
Pedro Cartvalho, Marta Oliveira, Diana Vasconcelos, Sara Pinto, Susana Oliveira, Fernanda Sá

Documentos relacionados