Projects Frontend Portlet

  • FINALISTA 2014

Recuperación de la orilla derecha del río Vístula

Varsovia (Polonia), 2013

Un paseo y tres playas equipadas con áreas de juegos, baños públicos, pistas deportivas y zonas de barbacoa permiten a la ciudadanía reconquistar la orilla derecha del río Vístula, durante años abandonada, inaccesible y usada como vertedero.

Estado anterior

El Vístula es el río más caudaloso de Polonia. Navegable desde el curso alto hasta la desembocadura, fue durante siglos una vía de comunicación crucial para el país. Sin embargo, a partir del siglo XIX, perdió protagonismo como tal en favor del transporte ferroviario y por carretera. A medida que el tráfico fluvial de personas y mercancías decrecía, ciudades ribereñas como Varsovia, Cracovia, Gdansk o Toruń le fueron dando la espalda. La capital polaca sufrió de forma particular esta desavenencia con el río. La orilla izquierda, adyacente al centro neurálgico y administrativo, se abarrotó de vías rápidas y nudos viarios que se interponen entre el tejido urbano y el frente fluvial.

Por su parte, la orilla derecha sufre otro tipo de desconexión con el distrito de Praga-Południe, uno de los más antiguos y densos de la ciudad. Si, hasta principios del siglo XX, el río le ofrecía playas de arena que se llenaban de bañistas en verano, a lo largo de las décadas siguientes, con el traspaso de dos guerras mundiales, la negligencia municipal y la indiferencia colectiva propiciaron que este frente fluvial cayera en la marginalidad y el olvido. El desconocimiento y la falta de visitantes dieron curso al vertido informal de escombros proveniente de los derribos de toda Varsovia. Esto estranguló el cauce artificialmente y favoreció que se multiplicaran los desbordamientos. Mientras tanto, bosques ribereños plagados de especies invasoras crecían de forma espontánea sobre los escombros vertidos en los taludes. Su frondosidad y el descuido del sotobosque contribuyeron a que el río resultara aún más inaccesible, hecho deplorable dada la proximidad de una zona tan densamente poblada.

Objeto de la intervención

En 2007, el Ayuntamiento de Varsovia decidió reaccionar para enderezar la situación. Dentro de la estructura del gobierno municipal, se creó una unidad especial cuyo gerente actúa como apoderado del alcalde en cualquier materia que tenga relación con el río. El primer objetivo que se fijó la nueva entidad fue la recuperación de la orilla derecha del Vístula como espacio de disfrute ciudadano. En colaboración con varios grupos ecologistas y organizaciones no gubernamentales, se trazó una estrategia que quería reconciliar diferentes intereses. Por un lado, había que evitar que las crecidas frecuentes dañaran cualquier mejora de los márgenes. Por el otro, había que preservar el carácter natural del lugar y, a la vez, mejorar su accesibilidad y revitalizarlo con la inserción de usos y facilidades que lo hicieran atractivo para la gente. El proyecto supuso una inversión de un millón y medio de euros, de los que el 90% provinieron de las arcas municipales. También se contó con fondos europeos para sufragar el fomento de la actividad turística y el restablecimiento del hábitat natural de dos especies de aves autóctonas. Asimismo, la intervención contó con el apoyo de algunas inversiones privadas.

Descripción

Las primeras fases de la actuación se centraron en labores de limpieza. Por un lado, se desescombró el cauce para mejorar el caudal fluvial y reducir el riesgo de desbordamientos. Por el otro, se desbrozaron los bosques ribereños para facilitar el acceso al agua. Entre 2009 y 2011, treinta y siete hectáreas forestales fueron liberadas de malas hierbas, matorrales, troncos caídos y ejemplares de sauces foráneos. Ello permitió abrir un paseo de ocho kilómetros a lo largo de la orilla. En invierno, el nuevo recorrido sirve como pista de esquí de fondo y, el resto del año, como vía para ciclistas y paseantes. Está señalizado con carteles informativos sobre los elementos naturales que lo acompañan y con marcas de distancia para los corredores.

El paseo de ribera une tres playas de arena equipadas con tumbonas, sombrillas, barbacoas, baños públicos, pistas deportivas, áreas de juegos y puntos de información. La playa de Saska, en contacto con un área residencial del distrito de Praga-Południe, es la más meridional y comienza justo después del puente de Łazienkowski. En 2013, se construyó junto a ella un pabellón que acoge una cafetería, infraestructuras sanitarias y una tienda de alquiler de equipamiento deportivo. Aguas abajo, entre el puente de Poniatowski y el de Średnicowy, está la playa del Estadio. Es vecina, como su nombre indica, del flamante campo de fútbol de la selección nacional polaca, que fue inaugurado en 2012. Más al norte, entre el puente de Slaski-Dabrowski y el de Gdański, se extiende la playa de Praga, homónima del parque decimonónico adyacente, donde se encuentra el zoo de Varsovia. Cada una de las tres playas cuenta con un servicio de ferrys gratuitos para ciclistas y peatones que las conecta con la orilla occidental del río.

Valoración

Es totalmente incuestionable que, después de esta renovación, la orilla derecha del Vístula ha recuperado la popularidad perdida. Lo constató la consulta municipal convocada en 2013, una vez terminadas las obras, para validar el logro de los objetivos del proyecto. También lo demuestra la nominación de la intervención en el «Stolek», un premio otorgado por el consejo editorial de un famoso periódico de Varsovia. Pero la popularidad del lugar también ha tenido contrapartidas. La prensa local se ha hecho eco de una polémica, ya clásica, sobre el impacto que la afluencia masiva de público puede tener en un espacio natural tan delicado.

El uso intensivo de las playas genera grandes cantidades de residuos, como los cristales de botellas rotas, que han supuesto algunos problemas. El Ayuntamiento, en colaboración con organizaciones no gubernamentales y comercios locales, ha llevado a cabo campañas informativas para concienciar a la gente sobre la necesidad de preservar el carácter natural del río. En cualquier caso, los problemas que sufría la orilla cuando era un lugar desconocido y abandonado eran mucho más graves que los actuales. Son prueba de que la accesibilidad es la clave para que un espacio marginal pase a ser conocido, disfrutado y amado por todos. Y pertenecer a la conciencia colectiva es la mejor protección que puede tener un lugar delicado.

David Bravo │ Traducción de Maria Llopis

[Última actualización: 19/05/2021]

Ficha técnica

CIUDAD: Varsovia
PAÍS: Polonia
INICIO DEL PROYECTO: 2007
INICIO DE LAS OBRAS: 2008
FINAL DE LAS OBRAS: 2013
DIRECCIÓN DE OBRA: Marek Piwowarski, Ph.D. Warsaw University of Life Science, Mayor of Warsaw’s proxy for the matters concerning the Vistula river
SUPERFICIE: 62.000 m²
COSTE: 1.500.000 €

Créditos

PROMOTOR:
Miasto stołeczne Warszawa

AUTORES:
Marek Piwowarski


Documentos relacionados