Projects Frontend Portlet

  • FINALISTA 2012

The City Dune

Copenhague (Dinamarca), 2010

Promoción privada de un jardín arbolado al pie de dos torres que acogen la sede de una entidad bancaria en el puerto.

Estado anterior

Como tantas otras ciudades europeas, Copenhague sufrió un proceso de desindustrialización durante el último cuarto del siglo XX. El puerto, uno de los más importantes del mar Báltico, se fue desprendiendo de la industria pesada y manufacturera para especializarse en el transporte de contenedores y en el tráfico de cruceros. Así, el paisaje portuario que históricamente había nutrido la vida pública, productiva y comercial de la ciudad se llenó de infraestructuras e instalaciones fabriles abandonadas.

La terciarización se ha encargado de repoblar este paisaje decadente con nuevos edificios de oficinas, industrias limpias y centros comerciales, a menudo, sin embargo, demasiado introvertidos y construidos de forma precipitada. En esta rápida transformación, no ha habido tiempo de que cristalizaran espacios públicos de calidad. El nuevo puerto es un sector inhóspito, hecho a la escala del automóvil y donde tanto peatones como ciclistas hallan muchas dificultades para moverse a gusto.

Objeto de la intervención

En 2005, un banco sueco decidió instalar su sede danesa en la orilla norte del puerto, cerca del edificio de correos y la Estación Central de Copenhague. El proyecto arquitectónico preveía la construcción de dos torres exentas, de unas diez plantas de altura, en una parcela esquinada y aproximadamente cuadrada en la que previamente había habido un aparcamiento al aire libre. La disposición de las torres liberaba buena parte de los más de siete mil metros cuadrados de la propiedad y se decidió, a pesar de su titularidad privada, abrir el espacio residual a la ciudad. Contribuyendo a mejorar la calidad del espacio urbano en la nueva zona portuaria, la entidad bancaria pretendía reforzar su imagen corporativa. Para lograrlo ofreció a la ciudad un nuevo jardín denominado «Bymilen» («Duna urbana») y planteado como un montículo de topografía accidentada, plenamente accesible y afín a los valores de la sostenibilidad.

Descripción

La «Duna urbana» consiste en una serie de placas sinuosas de hormigón blanco, escalonadas a niveles sucesivos e intercaladas con franjas verdes de donde brotan árboles y vegetación arbustiva. El conjunto, que cubre un aparcamiento subterráneo, se eleva hasta siete metros por encima de las calles perimetrales y ofrece diferentes rincones de recreo a trabajadores del banco y a visitantes. Los recorridos pavimentados son practicables para personas con movilidad reducida. Todas las superficies desguazan en dos grandes depósitos subterráneos en los que se almacena agua de lluvia para el riego de la vegetación. Los depósitos también suministran agua a ciento diez atomizadores que expulsan nubes de vapor para refrescar el ambiente durante la estación más cálida.

Valoración

Cuando la «Duna urbana» se presenta como un alegato en favor de la democratización y la sostenibilidad del espacio público, no es improbable que despierte suspicacias. Por un lado, la titularidad privada del espacio y el hecho de que el propietario sea precisamente una corporación financiera no facilitan la aceptación de su afinidad a la cosa pública o a la idea de democracia. Por el otro, tampoco resulta fácil aceptar la vocación ecológica de un jardín tan profuso en hormigón y que no deja de ser el techo de un aparcamiento de automóviles.

Aun así, nadie podría acusarla, como sucede con otros espacios terciarios del nuevo puerto de Copenhague, de ser introvertida o estar resuelta de forma precipitada. Sea o no democrática o sostenible, se trata de un jardín accesible y agradable en que los oficinistas que disfrutan de una pausa o los que celebran reuniones informales al aire libre coinciden con paseantes jubilados o con adolescentes que aprovechan su caprichosa geometría para practicar con el monopatín. Y si con ser capaz de mezclar diferentes tipos de gente no bastara, hay que destacar su voluntad de mejorar el paisaje del inhóspito sector urbano que lo acoge. Una vocación que nos recuerda hasta qué punto los espacios privados llegan a determinar la calidad del espacio público que delimitan.

David Bravo Bordas, arquitecto

[Última actualización: 02/05/2018]

Ficha técnica

CIUDAD: Copenhague
PAÍS: Dinamarca
INICIO DEL PROYECTO: 2005
INICIO DE LAS OBRAS: 2007
FINAL DE LAS OBRAS: 2010
SUPERFICIE: 7.300 m²
COSTE: 4.850.000 €
WEB: www.sla.dk/byrum/sebgb.htm

Créditos

PROMOTOR:
SEB Bank & Pension

AUTORES:
SLA


Documentos relacionados