multimedia-frontend Portlet

27 febrero 2019

El lugar del auténtico juego no son columpios y toboganes, bajo la vigilancia de los adultos

Entrevista con Francesco Tonucci

Francesco Tonucci

Spanish | Duration 00:06:21

El juego es placer que implica exploración y aventura, requiere variedad de entornos, lugares imprevisibles, desde la escalera de casa hasta el río, lejos de la mirada adulta

Los juegos infantiles más interesantes se desarrollan en el exterior, en compañía de otros niños y sin vigilancia de los adultos, explica el psicopedagogo italiano. En las ciudades modernas, diseñadas para adultos trabajadores que se desplazan en vehículos privados —que ocupan un 80 % del espacio urbano—, eso es cada vez menos posible. En un entorno dominado por los coches, los niños ya no se desplazan solos por la ciudad, no juegan en la calle y, de esta manera, ya no viven experiencias de exploración y aventura, necesarias para un sano desarrollo cognitivo, emotivo y social.

La reconquista del espacio urbano y, con ello, la recuperación de diversidad de entornos para el juego sin vigilancia ni acompañamiento son esenciales no solo para un sano desarrollo de los niños sino también y, sobre todo, para un mejor desarrollo de la propia ciudad. Bajo este punto de partida, Tonucci fundó, en el año 1991, el proyecto La Ciudad de los Niños, con la intención política de promover el cambio de los parámetros de gobierno de la ciudad. Su modelo se basa en cuatro puntos: dar prioridad a los niños sobre los adultos; dar prioridad a los peatones sobre los coches; dar prioridad al concepto de barrio sobre el de ciudad, y dar prioridad al juego sobre el trabajo. Con el tiempo su iniciativa se ha extendido a más de doscientas ciudades en distintos países de Europa y Latinoamérica.

Preguntado por un espacio público significativo, Tonucci ha escogido Pontevedra. Esta ciudad gallega de 80.000 habitantes puso en práctica una reforma radical del espacio urbano: peatonalizó las calles, pacificó y redujo el tráfico y eliminó las barreras arquitectónicas. De esta manera recuperó los espacios públicos, que, para Tonucci, representan la esencia de las ciudades, devolviéndolos a la gente, especialmente a los niños, contribuyendo a crear una ciudad más democrática.

Tonucci participó en la Jornada Juego y Ciudad que el Ayuntamiento de Barcelona organizó en el CCCB en febrero de 2019 con el objetivo de reflexionar sobre la importancia social del juego en el espacio público y de presentar el primer Plan del juego en el espacio público de Barcelona.

También te puede interesar