Projects Frontend Portlet

Cobertura de la Ronda del Mig al carrer Brasil

Barcelona (España)

Cobertura de una vía rapida y ordenación de un nuevo paseo urbano. Nuevas conexiones entre los barrios de Sants y Les Corts, en Barcelona

Estado anterior

A principios de la década de 1970 finalizó la construcción del llamado Cinturón de Ronda a su paso por los barrios de las Corts y Sants, una auténtica autopista urbana que buscaba ser la solución a los problemas presentes y futuros del tráfico rodado en Barcelona. Sin embargo, dificultades presupuestarias y urbanísticas así como una cierta oposición social impidió que el Cinturón se completase en todo su trazado radial cuando llegó a los barrios de Guinardó y Sant Andreu. A lo largo de su recorrido adoptó diferentes soluciones constructivas, que, en el caso del tramo que atraviesa Sants y las Corts, consistieron en deprimir sus calzadas laterales respecto al nivel de las calles del entorno para facilitar los cruces con las calles transversales y el paso de las vías de ferrocarril y metro a la altura de la calle Badal. Solamente un pequeño tramo entre las calles de Sants y Pavía quedó cubierto con un túnel de aproximadamente 300 metros, como resultado de la presión de los vecinos, que en el momento de su apertura solicitaron que el Cinturón fuera subterráneo en un tramo de 800 metros.

Su construcción provocó un fuerte efecto barrera en unos barrios históricos de la ciudad que a partir de esa fecha vivieron un crecimiento urbanístico importante, concentrado de manera principal a los lados del Cinturón. Desde sus primeros días, el paso de vehículos por esta zona ocasionó un gran aumento del nivel de ruido, ya que el cajón formado por la vía deprimida acrecentaba la resonancia. Con el tiempo, el incremento del tráfico, evaluado diariamente en unos 80.000 vehículos, llevó hasta límites insoportables las molestias causadas por la contaminación acústica, que iba acompañada de la consiguiente contaminación ambiental y las vibraciones producidas por la velocidad. Esta situación insostenible propició las quejas continuadas de los vecinos, quienes se organizaron alrededor de la Coordinadora Pro-Cobertura del Cinturón, que canalizó el movimiento reivindicativo vecinal a partir de la década de 1990.

Objeto de la intervención

La demanda de los vecinos al Ayuntamiento fue bien explícita: la cobertura de la Ronda del Mig en el tramo de la calle Brasil, comprendido entre la calle de Sants y la Avenida de Madrid, con una longitud de 400 metros era la única manera de devolver a la zona unas condiciones de habitabilidad aceptables, romper el aislamiento en que se encontraban los dos sectores del barrio y ganar un nuevo espacio público. Ante los problemas esgrimidos por el municipio para llevar a cabo esta intervención, la Coordinadora de vecinos planteó la posibilidad de construir un parking sobre la Ronda para reducir la carga económica de la operación, y al mismo tiempo, poder dotar de plazas de aparcamiento al barrio.

A partir de esta propuesta, los servicios técnicos municipales y la empresa de aparcamientos SABA comenzaron los estudios para analizar su viabilidad económica y técnica , es decir, la interposición de un aparcamiento entre el vial rodado y la superficie. Esta propuesta también dependía de que hubiera una demanda suficiente para adquirir, en régimen de concesión durante 50 años, las nuevas plazas de aparcamiento por parte de los vecinos de la zona. El éxito de la operación se aseguró desde el principio por la conjunción de todos estos elementos y la plena colaboración que existió en todo momento entre las partes implicadas, municipio, vecinos y empresa concesionaria.

El proyecto se inició en julio de 1994 con un 60% de las 400 plazas de aparcamiento vendidas, lo cual satisfacía con creces el requisito básico de la empresa SABA para llevar a cabo la construcción del aparcamiento y que, por tanto, se cubriera una parte importante del coste de financiación de la cobertura.

Descripción

Una vez interpuesta la losa del aparcamiento sobre la Ronda, el siguiente paso era la urbanización del nuevo espacio público ganado, formado por la superficie de la cubierta y la reordenación de las calzadas y aceras laterales. El espacio situado sobre el aparcamiento se ha ordenado como un paseo-rambla de 27 m de anchura, estructurado en un paseo central que tiene dos franjas laterales de 10 metros resueltas con pendientes diversas, con la finalidad de permitir el acceso y la plantación de parterres de césped y árboles. El acceso al paseo se efectúa a través de suaves pendientes que coinciden con los pasos de peatones y los accesos del aparcamiento, y salvan la diferencia de nivel que existe entre el espacio central y el resto de la calle Brasil, causado por la presencia del aparcamiento. La pavimentación del paseo se ha resuelto con losas de color negro y granate que forman grandes piezas, y el material protagonista es el acero corten utilizado en varios elementos, como los revestimientos de las caras exteriores del paseo central, los acabados de las rampas, las barandillas, los pilones, los alcorques de los árboles y, sobre todo, las nuevas farolas. El proyecto ha propuesto un nuevo sistema de iluminación basado en báculos con luces longitudinales diseñadas especialmente, con ritmos adaptados a la topografía del paseo.

Valoración

Es indudable la mejora de la calidad de vida para los residentes de la Ronda. Han quedado atrás las quejas de los vecinos motivadas por el ruido, los gases, la ausencia de tranquilidad y la contaminación de todo tipo. El paseo actual actúa como auténtico eje vertebrador de los barrios, un eje cívico de relación y comunicación que rompe con el antiguo efecto barrera que producía el paso de la vía rápida. Se ha ganado un espacio verde que ha devuelto a la zona los valores de un verdadero barrio en el que la gente sale a pasear. Además, las condiciones medioambientales renovadas han permitido revalorizar las viviendas de la zona. La construcción del aparcamiento ha reducido el número de coches en las calles.

La actuación es también un ejemplo de participación ciudadana, pues consiguió generar entre todos los agentes implicados un buen entendimiento que propició la convergencia de objetivos. La cobertura de la Ronda a la altura de la calle Brasil es sólo una primera fase en la reordenación de la Ronda del Mig desde la Plaza Cerdà hasta la Avenida Diagonal. Cuando concluyan las obras de cobertura de los tramos situados a continuación de la calle Brasil (Pavia-Constitució y Avenida de Madrid-Travessera de les Corts) la superficie del vial quedará convertida en uno de los paseos más largos de la ciudad, y al mismo tiempo paliará el déficit en zonas verdes que sufre esta zona de Barcelona.

[Última actualización: 02/05/2018]

Ficha técnica

CIUDAD: Barcelona
PAÍS: España
INICIO DEL PROYECTO: 1992
INICIO DE LAS OBRAS: 1994
FINAL DE LAS OBRAS: 1997
SUPERFICIE: 22.615 m²
COSTE: 6.010.120 €

Créditos

COLABORADORES:
Joan Corominas, Ramón Cardona, Jordi Carulla

Documentos relacionados