Projects Frontend Portlet

  • FINALISTA 2014

Reestructuración de la plaza de la República

París (Francia), 2013

Mientras que las principales plazas de la capital francesa continúan bajo la hegemonía del vehículo privado, la de la République opta por dedicar la mayor parte de su superficie a los peatones.

Estado anterior

Fruto de la vasta transformación que Georges-Eugène Haussmann emprendió durante la segunda mitad del siglo XIX, la plaza de la République es una de las más importantes de París. No solo por su nombre, que hace de ella el epicentro simbólico de las manifestaciones sindicales y de la izquierda o por su tamaño, que la convierte en un escenario prominente dentro del imaginario colectivo parisino. También, por su posición neurálgica dentro de la red de movilidad de la capital francesa, pues confluyen en ella tres distritos de la ciudad, cinco líneas de metro y varias arterias de primer orden, como los bulevares Voltaire, del Temple, Magenta o Saint-Martin.

Sin embargo, como ocurre con la Étoile, la Concorde, la Bastille o la Nation, la plaza de la République terminó el siglo XX convertida en una gran rotonda circulatoria. Dos tercios de su superficie rectangular, de más de doscientos ochenta metros de largo por casi ciento veinte de ancho, estaban a disposición del tráfico rodado. Los peatones apenas se atrevían a transitar por sus márgenes y la fuente de Château-d’Eau, que la preside con sus veinticinco metros de altura, quedaba empequeñecida y relegada a la mera función de decorar el centro de giro.

Objeto de la intervención

En el año 2010, el Ayuntamiento de París decidió destinar doce millones de euros a la reforma de la plaza. El principal objetivo de la intervención era conjugar su relevancia metropolitana con la calidad de vida de los cuatro barrios que confluyen en ella, Arts-et-Métiers, Enfants-Rouges, Porte-Saint-Martin y Folie-Méricourt. La apuesta pasaba por una racionalización del tráfico que tuviera en cuenta otros tipos de movilidad más allá de la del vehículo privado y, particularmente, para invertir la proporción existente entre la superficie destinada al coche y la dedicada a los peatones. Se trataba de generar un espacio amplio que permitiera una gran variedad de usos ciudadanos y que reforzara el símbolo republicano de la plaza. La propuesta se gestó a lo largo de un proceso consultivo que, a través de actos públicos y talleres temáticos organizados por el consistorio, tomó en consideración las demandas de los residentes y los comerciantes locales.

Descripción

La reforma llevada a cabo ha ampliado a casi dos tercios la superficie dedicada a los peatones, que ocupa dos hectáreas en la parte más soleada de la plaza, en el lado nororiental. El tercio destinado al tráfico rodado, en cambio, se concentra en la parte sombría, en el lado sur-occidental. De este modo, los bulevares del Temple y de Saint-Martin tienen continuidad a través de una vía de dos sentidos, mientras que el resto de arterias que confluyen en la plaza deben bordear la zona central pacificada. Los barrios de Porte-Saint-Martin y Folie-Méricourt se asoman directamente a la zona peatonal, mientras que los de Arts-et-Métiers y Enfants-Rouges, más céntricos, deben atravesar la vía transitada por los coches.

La fuente de Château-d’Eau preside ahora una superficie amplia y versátil, pavimentada con losas prefabricadas de hormigón claro, que reflejan los rayos solares, por lo que se calientan menos en verano. Con la misma voluntad de mejorar el confort térmico, también se han plantado árboles que ofrecen zonas de sombra, se ha espesado la vegetación de la parte norte para proteger la plaza de las corrientes de aire invernal y se han dispuesto láminas de agua que refrigeran las brisas estivales. En el lado septentrional, se ha instalado un quiosco con una cafetería donde se organizan periódicamente tertulias y conferencias.

Valoración

A pesar de su escala y centralidad, la relevancia de esta intervención puede no resultar igualmente evidente a ojos de todos. Europa lleva décadas apostando por el transporte público, liberando sus plazas históricas del vehículo privado y restituyéndolas como escenarios de la vida ciudadana. El caso es que, cuando se hizo público el proyecto de arrebatar la plaza de la République al coche y ofrecerla a los peatones, se levantó mucha polvareda en los medios de comunicación. No eran pocos los apocalípticos que alertaban del subsiguiente colapso circulatorio de la capital francesa. Pero, una vez terminada la reforma, no solo París no se ha colapsado, sino que ha dado un notorio paso adelante en la apuesta por una movilidad más justa y sostenible. Ojalá otras plazas igualmente neurálgicas y simbólicas como la Étoile, la Concorde, la Bastille o la Nation sigan su camino.

David Bravo │ Traducción de Maria Llopis

[Última actualización: 13/12/2021]

Ficha técnica

CIUDAD: París
PAÍS: Francia
INICIO DEL PROYECTO: 2010
INICIO DE LAS OBRAS: 2010
FINAL DE LAS OBRAS: 2013
SUPERFICIE: 20.000 m²
COSTE: 12.000.000 €
WEB: http://republique.tvk.fr

Créditos

PROMOTOR:
Ville de Paris / Direction de la Voirie et des Déplacements

AUTORES:
TVK Architectes Urbanistes

COLABORADORES:
TVK, Pierre Alain Trévelo, Antoine Viger-Kohler, Vincent Hertenberger, Victor Francisco, Agathe Lavielle, Marta Blazquez, Xavière Bouchacourt, Sophie Euscheler, Olivier Giraudo, Diane Gobillard, Jean-Baptiste Jacquel, Julien Jacquot, Hee-Won Jung, Nicolas Mallet, Ségolène Merlin, Anaïs Nicolas, ATEC technical consultants, Damien Bodenes, Audrey Marc, AREAL + Martha Schwartz Partners landscapers, Christian Weier, CITEC traffic and movement consultants, Philippe Gasser, Alexis Dupont-Roc, Matthieu Baradel, JML Fountain Consultants, Jean-Max Llorca, AIK - Yann Kersale, Fabienne Maman, Jean-Marie Priol, Clara Ritouret Transsolar, Arnaud Billard, Ville Ouverte, Gwenaelle d’Aboville, Pierre-Antoine Tiercelin, Samuel Poisson, Segic Ingenierie Mutual Fund, Fabrice Giudici

Documentos relacionados