Projects Frontend Portlet

  • FINALISTA 2012

KM_Runwaypark

Tirana (Albania), 2011

Creación de un parque lineal en el vacío que un antiguo aeródromo militar había dejado en medio de la trama urbana.

Estado anterior

En los años sesenta, el régimen comunista albanés estableció una zona militar restringida en la periferia noroccidental de Tirana. El sector, limitado al sur por el río Lana y al norte por la carretera de Durrës, disponía de un aeródromo con una pista de aterrizaje de un kilómetro de largo por cincuenta metros de ancho. El aeródromo fue abandonado en los años noventa, con la caída del régimen, y su pista permaneció como un gran vacío que se usaba para el pastoreo de rebaños mientras lo iba rodeando una marea urbanizadora.

En efecto, la capital albanesa experimentó un crecimiento trepidante y caótico con la llegada del capitalismo, viendo cómo su extensión se triplicaba y su población se multiplicaba por cuatro sin ningún tipo de supervisión estatal. Las lagunas normativas fomentaban promociones inmobiliarias fuera de ordenación, asentamientos informales de migrantes rurales y ocupaciones ilegales de terrenos municipales, como parques públicos y márgenes fluviales. Tirana rezumaba desorden y desigualdad: calles sin nombre y casas carentes de suministro de luz y agua convivían con un paisaje pespunteado de antenas parabólicas, aparatos de climatización y coches de gama alta muchas veces revendidos, que superaban las 300.000 unidades y provocaban graves problemas de polución.

En medio del tumulto, tanto promotores inmobiliarios como chabolistas se sintieron atraídos por el hueco del aeródromo abandonado y por su proximidad a la carretera de Durrës, que llega en forma de avenida hasta el centro neurálgico de la ciudad. Los unos levantaron en el lado norte torres residenciales destinadas a la nueva clase media y los otros extendieron casitas unifamiliares autoconstruidas en el lado sur, a orillas del río Lana. Los separaba la franja vacía de la pista, un espacio público de emergencia espontánea que, pese a haber sido capaz de vertebrar la edificación adyacente, funcionaba más como una frontera entre estratos sociales que como un verdadero lugar compartido, de intercambio y encuentro. Contribuía a ello la invasión del vehículo privado, que inhibía cualquier tipo de apropiación ciudadana.

Objeto de la intervención

Con el cambio de siglo, el Ayuntamiento empezó a reaccionar ante el desorden que invadía la ciudad. Varias iniciativas, como la campaña «Regreso a la Identidad», supusieron la consolidación y protección de decenas de miles de metros cuadrados de espacio público, el derribo de muchas edificaciones ilegales, la renovación cromática de numerosas fachadas y la plantación masiva de árboles. En este contexto, a partir del año 2006, se planeó someter los terrenos del antiguo aeródromo militar a una reordenación integral que, bajo el nombre de «City Park», preveía la promoción privada de siete mil nuevas viviendas.

Evidentemente, la franja vacía de la antigua pista de aterrizaje estaba llamada a desempeñar un papel principal como elemento estructurador del nuevo conjunto urbano. A este efecto, el consistorio decidió destinar cerca de cuatro millones de euros a transformarla en una zona verde denominada «Parku 1Km» («Parque de Un Kilómetro»). El nuevo espacio público debía religar la complejidad fragmentaria del contexto fundando un nuevo lugar de encuentro donde se mezclaran diferentes usos, edades y estratos sociales.

Descripción

Tal y como sugiere su nombre, el «Parku 1Km» quiere evidenciar la magnitud de un kilómetro, longitud originaria de la pista de aterrizaje. Por ello, ofrece a los peatones un recorrido lineal a través de una variada secuencia de parcelas rectangulares que, situadas a ambos lados, lo acompasan y le dan ritmo. Las parcelas tienen acabados y tamaños diferentes, en función de los usos específicos a los que están destinadas. Unas son deportivas y acogen zonas de petanca, áreas de patinaje o pistas de baloncesto, fútbol y voleibol protegidas con vallas metálicas; hay las que están dedicadas al ocio y contienen plantaciones de árboles, parterres de hierbas aromáticas, parques infantiles y espacios para animales de compañía; otras, con vocación cultural, dan cabida a talleres de manualidades, librerías en forma de kiosco y tarimas de madera equipadas para conciertos, bailes y representaciones. Entre las parcelas hay dotaciones como lavabos, cafeterías y puntos de atención sanitaria. El tráfico rodado se ha restringido a la calzada de dos carriles que recorre el lado meridional del parque.

Valoración

Al proponer una colección de áreas tan manifiestamente orientadas a funciones específicas, el «Parku 1Km» corre dos grandes peligros. Por un lado, desafía al riesgo de resultar demasiado fragmentario, de perder la valiosa unidad que le permite vertebrar los tejidos adyacentes. Por el otro, contradice la costumbre de requerir versatilidad, flexibilidad o neutralidad a los espacios urbanos que deben reunir una compleja gama de usuarios.

El primer peligro se salva gracias a la contundencia del espacio preexistente, la extensión lineal de una pista que más bien requería ser ritmada para no resultar monótona, si no inhóspita. El segundo, si no se evita, se justifica por la necesidad de hacer pedagogía. En una ciudad tan poco acostumbrada a disfrutar del espacio público, se ha priorizado la especificidad de parcelas casi entendidas como estancias domésticas para resaltar las posibilidades de apropiación de los espacios comunitarios. Es el balance entre esta capacidad de domesticación y la rotundidad de su hueco lineal lo que ha permitido que, sin perder su fuerza vertebradora, el «Parku 1Km» dejara de ser frontera para convertirse en sutura.

David Bravo Bordas, arquitecto

[Última actualización: 02/05/2018]

Ficha técnica

CIUDAD: Tirana
PAÍS: Albania
INICIO DEL PROYECTO: 2008
INICIO DE LAS OBRAS: 2010
FINAL DE LAS OBRAS: 2011
DIRECCIÓN DE OBRA: ATENASTUDIO
CONSTRUCTORA: MANE TCI sh.p.k
SUPERFICIE: 46.341 m²
COSTE: 3.800.000 €
WEB: www.atenastudio.it

Créditos

PROMOTOR:
MUNICIPALITY OF TIRANA

AUTORES:
ATENASTUDIO

COLABORADORES:
Team: arch. Francesco Merla, arch. Nicoletta de Felice, arch. Francesca Gregori, arch. Paolo Greco, arch. Gezim Bono, arch. Giorgio Talocci, arch. Luca Lamorgese, arch Davide Tinto Consultant: Phytopathologist _ Andrea Buzi

Documentos relacionados