multimedia-frontend Portlet

13 mayo 2016

«Cuando lo abres a la gente y lo cierras a los coches, es mágico»

Entrevista con Guillermo Peñalosa

El asesor urbanístico cree que los parques y las calles son fundamentales para la salud de las ciudades, extender la solidaridad entre habitantes de diferentes orígenes sociales y para fortalecer el sentimiento de pertenencia

[Duración: 00:14:42 | Idioma: Inglés]

El asesor urbanístico internacionalmente conocido, Guillermo Peñalosa, fue entrevistado por «Espacios compartidos» el pasado noviembre de 2015, aprovechando su visita a Barcelona en que asistió al 22º Foro de seguridad viaria. Durante la entrevista, Peñalosa remarcó la importancia de las calles como espacios públicos: «cuando miramos a una ciudad des de el aire, el espacio público más grande son las calles». Peñalosa demuestra ser un fervoroso defensor tanto de los parques como de las calles con anchas aceras. Más allá de las ventajas en materia de movilidad, salud, los impactos positivos en la economía y el medio ambiente, Peñalosa considera que los parques y las calles son estratégicos para el desarrollo de un «sentimiento de pertenencia» a la ciudad y sus barrios, hecho que extiende la solidaridad entre personas de diferentes orígenes sociales y actúa como fuerza contraria a la atomización y el aislamiento de los habitantes de las grandes metrópolis. Defiende que la localización de parques medianos o pequeños a cortas distancias es crucial para la integración social y la calidad de vida, sobretodo en barrios económicamente deprimidos. El espacio público preferido de Peñalosa, que fue iniciado por su equipo, es la «Ciclovía» de Bogotá. La «Ciclovía» es el parque emergente más grande del mundo, consistiendo en 121 kilómetros de carretera urbana que son cerrados al tráfico cada domingo, cuando diversas vallas son colocadas para impedir la entrada de coches en el lugar. Como Peñalosa afirma orgullosamente «Cuando lo abres a la gente y lo cierras a los coches, es mágico». Una carretera que normalmente es el foco de ruidos y contaminación se convierte en un espacio donde habitantes de altos y bajos ingresos se encuentran como iguales, un espacio para el comercio informal, el ocio, el deporte, y todo lo inesperado que pueda emerger.

Marta Ill Raga

También te puede interesar